EL AUTOR
Mis comienzos con la fotografía estuvieron íntimamente relacionados con el buceo. En 1981 ya hacía un año que practicaba esta actividad, y lo que buscaba al sumergirme con la primer cámara submarina que tuve, era poder compartir con mi familia y amigos algo del maravilloso mundo que por esos años se abrió a mis sentidos. No había demasiada información disponible para quienes en esa época y en este país quisieran incursionar en la fotografía submarina. Los artículos especializados que se conseguían estaban en inglés y se referían casi exclusivamente a condiciones de buceo y equipos inexistentes por estas latitudes. O sea que el método "prueba y error" fue el elegido por los muy pocos que nos aventuramos en el tema, y obtener una o dos buenas imágenes de un buceo era más que suficiente para mi. Fue en un buceo con Avi Klapfer en la Isla del Coco, Costa Rica, cuando lo vi utilizar un rollo completo de 36 diapositivas para fotografiar una colonia de pequeños camarones arlequín, cuando me convencí que esa tasa de efectividad era la usual bajo el agua, tal cual él me lo aseguró ya a bordo.

Si bien leía todo lo que llegaba a mis manos y me interesaba también la fotografía convencional ó "terrestre", para llamarla de alguna manera, no fue sino hasta 1997 que comencé mi aprendizaje más formal, participando en varios cursos del Foto Club Buenos Aires: Fotografía Básica, Fotografía Superior, Sistema Zonal, Taller de Expresión, Laboratorio Color y Taller de Laboratorio Blanco y Negro. Fueron algunos de mis profesores Mario Binetti, Fernando González Casanueva, Claudio Margolin, Miguel Angel Grecco y Oscar Vazquez. En el Foto Club Argentino estudié Iluminación con Claudio Santamaría y Gloria Martínez, y Karina Barg me guió para seleccionar material de archivo y con clases de fotografía artística. En ambas Instituciones participé en varios concursos internos y salones, obteniendo diversos premios y menciones. Escribí artículos y di varias clases sobre fotografía submarina. Siempre que tenía la oportunidad de viajar, ya sea por trabajo ó turismo, aprovechaba para fotografiar paisajes, diferentes situaciones ciudadanas y también hacer retratos ambientados de la gente y personajes con los que me cruzaba.

Sin embargo no fue hasta 1998 que hice mi primer trabajo comercial, cuando participé en una expedición a la Antártida y fotografié la fauna y su relación con el hombre. Con una selección de ese material se imprimieron calendarios y postales alegóricos al año 2000 que se comercializaron en los principales comercios turísticos de Ushuaia. Mi primera muestra "Vida, Textura y Color" fue expuesta en el Foto Club Argentino, Foto Club Buenos Aires, Municipalidad de Berazategui, Foto Club San Fernando y Agrupación Sudatlántica de Expediciones Submarinas (A.S.E.S.).

En 2003 participé en el XVII Salón Anual de Fotografía Artística patrocinado por la Federación Argentina de Fotografía (F.A.F.) representando al Foto Club Buenos Aires en la Sección Periodística, donde obtuve el 3er. Premio y una Aceptación. Fue esa circunstancia la que me entusiasmó más aún con la fotografía periodística, razón por la cual en 2004 y 2005 estudié fotoperiodismo en A.R.G.R.A. (Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina) con Martín Acosta y Tony Valdez respectivamente.

El trabajo intensivo durante esos dos años fue absolutamente motivador para mi, permitiéndome alejarme un poco de las estructuras que traía de tantos cursos formales y al mismo tiempo acercarme a la gente y comenzar a entrenar el ojo para ver un poco antes y un poco más allá, especialmente en situaciones callejeras donde muchas veces hay que pensar muy rápido para poder capturar la escena que nos interesa. La diversidad de temas abordados y por supuesto la variedad de situaciones fotográficas que ellos generaban fueron muy importantes en mi formación. El intenso trabajo de edición del material propio y de mis compañeros, donde todos podíamos aportar nuestros puntos de vista al mismo tiempo que aprendíamos, fue tambien enriquecedor y creo que un muy buen nuevo punto de partida para mirar adelante en este camino donde se aprende y se disfruta todos los días.

Llevé a cabo un proyecto que combinó fotografía con literatura: Treinta Tríos, donde expuse treinta imágenes de tríos (personas, animales, objetos). Las muestras tuvieron lugar en muchas salas importantes, como el Centro Cultural Borges en Buenos Aires, el Cabildo Histórico de Córdoba y otros sitios. Los visitantes eran invitados a escribir una historia sobre la foto elegida. Los textos recibidos fueron juzgados, y los ganadores publicados en un libro con mis fotografías.

Actualmente mi actividad está orientada principalmente hacia la fotografía submarina y documental.





Daniel Goldberg::: Todos los derechos reservados 2014 - Buenos Aires Argentina