Día de la Madre

Muchos lo festejan con los suyos, algunos aprovechan la fecha para levantar las ventas –en este caso flores y placas-, y otros destinan la mañana de este domingo para recordar a sus madres, abuelas ó esposas que ya no están, con sencillos homenajes donde muchas veces también participan los más pequeños de la familia. El cementerio de Ezpeleta, partido de Quilmes (provincia de Buenos Aires), es la morada final de gente muy humilde pero también de familias muy acomodadas y tradicionales de la zona sur. Tumbas sencillas solamente señalizadas con cruces, en muchos casos de madera y hechas en forma “casera”, comparten el predio con lujosas construcciones de mármol siempre limpias y bien cuidadas, en sectores adyacentes pero perfectamente diferenciados. El gran movimiento de gente irá decreciendo hacia el mediodía, la calma volverá con las primeras horas de la tarde… Quienes estuvieron seguramente se sentirán algo más aliviados, algunos de los niños festejarán el inusual paseo sin entender demasiado de qué se trata, los floristas contestarán con un “no como en otros años…” cuando alguien se interese en saber cómo les fue, y muchas de las madres que allí descansan deberán esperar otros doce meses para tener flores frescas en su sepultura. Daniel Goldberg – 16/10/2005

Daniel Goldberg::: Todos los derechos reservados 2014 - Buenos Aires Argentina