Tess Quintana-Carlos Sanagustin

Inmigrantes

Este reportaje fotográfico comenzó con el encuentro del mar blanco. Previamente habíamos visitado el Parque Natural del Cabo de Gata situado en Almería al sur de España. En el viaje nos topamos con kilómetros y kilómetros de tiendas blancas, que daban un aspecto artificial a un paraje encantado como lo es el del Cabo. Al igual que la marea, este mar crece lento, sigiloso, pero no es un mar de agua, sino un mar de gente, que se desplaza en movimiento continuo. En los Campos de Níjar lindantes al Parque Natural del Cabo del Gata, se vive alrededor de los invernaderos y del constante movimiento de la inmigración. Estructuramos el trabajo en tres partes: Tránsito en el mar blanco La mirada de los invisibles Inmobiliaria los inmigrantes Fuimos a su lugar de trabajo, donde se los contrata en general sin papeles, a la orden de la necesidad de obreros que se precisen para el día. Trabajan bajo situaciones extremas de temperatura, pesticidas, polen, picaduras de insectos y otras penalidades a las que se ven sometidos los trabajadores de la tierra. Mientras íbamos conociendo a los inmigrantes, nos topamos con la clave de nuestro trabajo: el encuentro con sus miradas donde quedan reflejadas las silenciosas verdades de la desilusión y el desengaño. En estos encuentros, fuimos testigos impotentes de esta necesidad vital y acuciante del ser humano. La necesidad de encontrar un lugar donde poder cobijarse, alimentarse, limpiarse y llenar el estómago después de una ardua jornada de trabajo. En “Inmobiliaria los Inmigrantes” se encuentra retratada y reflejada esta necesidad que muestra una verdad que no se puede ocultar. Las fotos reflejan cómo el ser humano es un ser de costumbres, un ser que se aclimata, y busca pese a las dificultades la superación. En este caso, mostramos la definición de nuestro trabajo, ya que los objetos cotidianos hablan por sí mismos de una cultura, una necesidad, una identidad que pide y solicita un lugar. Una casa y una cama para poder apoyar la cabeza y obtener la tranquilidad del sueño en el que todo es posible. Los extranjeros, lejos de sus casas, costumbres y lenguas, llegan a miles, y anhelan esa prosperidad tan lejana, de las vidas que de alguna manera todos quisieran tener. Viajan de maneras imposibles, arriesgando la vida en busca de un mejor destino que se ve incierto. Como dice Juan Goytisolo en su libro Campos de Níjar, “La cama es buena para quien tiene el estómago lleno y sabe que al día siguiente no habrá de faltarle lo necesario, pudiendo ir de un sitio a otro sin ser esclavo”.
Noviembre de 2007
Tess Quintana Algunos datos acerca de los autores: Tess Quintana, fotógrafa argentina, vive actualmente en Barcelona, España desde 1999. Trabaja como fotógrafa free lance y profesora de yoga. En 1995 aprendió fotoperiodismo con los editores de la revista dominical del diario argentino Clarín. Nómada y viajera, comenzó a trabajar en fotografía documental, editorial y deportes de aventura. Creó su propia revista de escalada y deportes de aventura en 1995. En 1996 obtuvo la beca Fulbright con el Fondo Nacional de las Artes para estudiar en 1997 en la Universidad de New York en conjunto con el ICP, International Center of Photography. Trabajó unos meses para la agencia Magnum. Con publicaciones realizadas en varios medios, y exhibiciones realizadas en Buenos Aires, Nueva York, Méjico y Barcelona, e interesada en temas sociales, ahora presenta alagunas fotografías de su trabajo Inmigrantes realizado en Almería, Sur de España junto a su marido Carlos Sanagustín.

Carlos Sanagustín, catalán, marino que ha viajado alrededor del mundo y de profesión reciente fotógrafo, donde se introduce en el tema que ambos presentan, “Inmigrantes” trabajo realizado en Almería, Campos de Nijar, sur de España.

Daniel Goldberg::: Todos los derechos reservados 2014 - Buenos Aires Argentina